Tipos de Peruanismos

 

El peruanismo puede tener diversos orígenes. Puede tratarse de una forma lingüística netamente castellana, y aun dignificada por el uso literario más selecto, pero olvidada hoy en la lengua general (arcaísmo). Puede ser una forma hispánica creada en América utilizando las legítimas posibilidades del sistema de la lengua (neologismo). Puede corresponder formalmente a un término de la lengua general, pero con significado diferente por efecto del cambio semántico. Puede ser un latinismo que no circula en la Península, o un préstamo tomado de otra lengua con prescindencia de la norma peninsular: entran aquí los galicismos, italianismos, portuguesismos, anglicismos, africanismos, indigenismos, etc. aún no incorporados en la lengua general. Desde el punto de vista sincrónico, en cambio, un quechuismo no es propiamente un peruanismo si ha sido ya asimilado por la lengua general (tal es, por ejemplo, el caso de quinina o cocaína).

Por otra parte, los peruanismos no son necesariamente usos lingüísticos exclusivos del Perú: en realidad, se cuentan con los dedos de la mano aquéllos que hasta hoy no han sido también documentados en otra región de América o de España. Siendo ello así, ¿es lícito llamar peruanismo un uso lingüístico que sabemos igualmente vigente en la Argentina o en Asturias? Sí, en tanto lo consideremos como parte integrante de la totalidad del habla peruana y lo estudiemos y documentemos como tal. Análogo derecho asiste, por supuesto, para que el mismo uso sea considerado y estudiado como argentinismo o como asturianismo.

Inversamente, para que un uso lingüístico merezca la calificación de peruanismo no es necesario que sea conocido en todo el territorio nacional. Un loretanismo, un huanuqueñismo o un arequipeñismo pueden ser lícitamente llamados peruanismos, aunque no se conozcan en Lima ni en ninguna otra región hispánica.

Debe advertirse al lector interesado en profundizar sus conocimientos sobre las formas peculiares de su lengua que el criterio de lengua general, aquí consistentemente aducido para delimitar el peruanismo, no ha sido tomado en cuenta de modo sistemático en la vigente edición del Diccionario de la Real Academia Española. Muchos peruanismos no aparecen consignados en él por deficiente información u olvido, sin que ello implique tácita condena o proscripción del uso. Otros tantos aparecen con indicación regional americana que excluye el nombre del Perú. Unos pocos, en fin, se consignan sin etimología ni indicación dialectal, dando así la impresión de que se trata de palabras tradicionales de uso general en la lengua.